lunes, 19 de abril de 2010

EL LLAMADO


                   EL LLAMADO

          "Anda deja tu parentela y ve a la tierra que yo te mostraré" una voz como de trueno se deslizó cual torrente en su interior, llenándolo todo, inundando su alma y corazón, al mismo tiempo sentía una extraña y desconocida sensación de paz. “Están muy buenos estos pitos”, reflexionó, “tendré que fumar menos”, pero en su interior estaba la certidumbre que debía acatar este llamado... dónde ir?... ¿qué hacer?... ¿cuál sería su misión?.... ¿quién lo enviaba? Siempre se declaró creyente, pero la idea de Dios le parecía lejana y ajena. Se consideraba un pecador moderado, o creyente moderado, da lo mismo, el caso es que no veía en sí mismo condiciones que ameritaran semejante revelación y mandato, de origen celestial, pero la paz y la certeza se acrecentaban en su interior. Había leído por ahí que la marihuana abría la mente y corazón, y propiciaba el misticismo.
Salió al balcón de su depa... la tarde caía y se escuchaban voces de gente que reía, y entre tanta risa la voz de un niño llamando a su padre perdido entre la gente: “PAPÁ, PAPITO. PAPÁ”, y un hombre maduro corrió hacia el niño y se fundieron en un abrazo interminable. Supo que tal escena contenía los símbolos que necesitaba descifrar para acatar el llamado. El niño abrazaba a su padre con el corazón arrancándose del pecho. La angustia y el abandono en que se encontraba desaparecían dando paso a la seguridad que le brindaban los brazos de su padre que lo acogía amorosamente. La gente caminaba alrededor alegre, despreocupada, riendo felices, camino al parque que bordeaba la urbanización desde donde absorto en sus pensamientos, Israel observaba tratando de encontrar la lectura exacta de aquel abrazo en la mirada del niño, que con el rostro recostado en el hombro de su padre le miraba fija y largamente, con una mirada serena y claramente reveladora. En otra dimensión, Israel vislumbraba su propia necesidad de un abrazo semejante.
               Bajó las escaleras del edificio y se encaminó al parque. Necesitaba reflexionar, le angustiaba la incertidumbre acerca de su futuro, sentía no poseer claras habilidades para algo que a juicio de sus cercanos le era vital si quería alcanzar el éxito, o por lo menos un pasar digno. Pronto llegaría el momento de rendir la P.S.U. y debería tomar decisiones determinantes en su vida. Todavía tenía tiempo para sí mismo, y le gustaba leer, caminar y pensar. Sus pensamientos lo llevaban a cuestionarse existencialmente, “¿qué es la vida?, ¿habrá un propósito que le de sentido?, ¿qué es el éxito?, ¿vale la pena esforzarse si mi éxito conllevará el sufrimiento de otros necesariamente?”. El parque le atraía enormemente, era hermoso, lleno de árboles centenarios traídos de diferentes partes del mundo, por el excéntrico aristócrata que lo habitó durante años, con jardines ,fuentes de agua, estatuas de mármol, que hasta la hora presente adornaban el lugar. En un costado, cerca de la entrada principal, se encontraban los ajedrecistas. Israel era un hueso duro de roer, le gustaba el blitz y enfrentar a los mejores, a los mas sólidos. Su estilo con blancas o negras era el mismo, temerario, hacerse de la iniciativa y atacar, buscar la esencia del juego, dar mate al rey. Casi al fin de su tiempo logró forzar un empate con jaque perpetuo, con la adrenalina a mil tablas salen las blancas. Alzó la vista y en medio entre los que disfrutaban la partida, su mirada se topó con la de aquel niño, que un rato atrás le miraba tan fijamente...
               Él era un muchacho normal, sentía fascinación por la belleza femenina y no perdía oportunidad de embarcarse en alguna furtiva relación, flirteo adolescente, tan normal y recurrente a su edad, tenía atractiva apariencia, y un cuerpo ágil y esbelto, producto de su afición por la natación en el mar y la práctica regular de fútbol. En fin, el punto es que era exitoso con el sexo opuesto ,lo que acrecentó su fama de galán. Israel además contaba con la simpatía de sus amigos, con quienes sostenía largas conversaciones que evidenciaban la riqueza de su mundo interior, acostumbrado a escudriñarlo todo, a dudar de todo para acercarse con certeza a lo que finalmente estimaba como verdad. Sus amigos buscaban su compañía, pues era alegre y desenfrenado, capaz de realizar las ideas mas descabelladas cuando intentaba, por ejemplo, conseguir los favores de alguna linda chica, ofreciendo el cielo y las estrellas, junto al resplandor de su alma reflejada en su mirada, serena y cautivante...
              Una mañana, Israel caminaba por los senderos del parque, meditando la sorprendente experiencia sobrenatural que había vivido días atrás. Sentía esa voz poderosa y potente, y quedaba en él la sensación de no saber qué hacer o donde ir. Además en su mente aparecía de una manera recurrente el rostro de aquel niño. Se dio cuenta que faltaban elementos para resolver tal ecuación, y supo que aparecerían de manera paulatina en su vida. El parque esa mañana lucía esplendoroso, el sol primaveral lograba realzar la belleza de jardines floridos y multicolores, las aves entonaban su canto en los frondosos árboles, que bordeaban el sendero por donde caminaba. De pronto en un recodo del sendero las vio. Caminaban tomadas de la mano, con la típica vestimenta escolar de un liceo cercano: medias blancas, jumper corto, pelos largos. El de una, castaño, negro el de la otra. Israel se detuvo para observarlas justo en el momento en que ambas acercaron sus rostros para fundirse en un beso interminable.
Siguió caminando alegremente, despreocupado en apariencia, sentía curiosidad, las chicas al escuchar su silbido venir, soltaron sus labios y manos y se pusieron alerta. Israel apareció imitando el canto de las aves que jugueteaban en las copas de los árboles, fingió sorprenderse al verlas, y las saludo con una sonrisa que derritió el hielo en el rostro de una, y endureció notoriamente el de la otra. A la de pelo negro no le agradó su presencia, intuyó que su amada, por el brillo de sus ojos, no estaba tan segura como ella acerca de su sexualidad, y por tanto de la relación que las unía. Israel por su parte se detuvo, y notó algo especial en la chica de pelo castaño, que le devolvía el saludo, la mirada, y la sonrisa. Intercambiaron algunas frases de buena crianza, mientras la de pelo negro tomaba la mano de su amiga y se despedía con apuro, en el momento que Israel mirándola a los ojos entendía que aparecía un nuevo elemento en la ecuación de su vida.
Pamela y Claudia, la de pelo negro y castaño respectivamente, caminaban en silencio, ambas sumidas en sus respectivos pensamientos. Pamela se sentía en peligro, el amor que había cultivado con tanto esmero mostraba una fragilidad evidente. El silencio marcaba una distancia estableciéndose entre ambas, aquel muchacho y su ángel habían logrado despertar en Claudia su naturaleza de mujer, y se sintió atraída, lo que hacía tambalear sus convicciones. En cambio Pamela estaba plenamente asumida, y se sentía enamorada de esta chica radiante y luminosa. Para Claudia esta era su primera aventura de tipo lésbico en el mundo real, sólo había tenido aproximaciones virtuales en alguna sala de chat. Su, hasta ese instante, desprecio por los hombres, nacía en el recuerdo de la mano de aquel padrastro que la despojó de su sonrisa a la edad de 12 años. Claudia se recriminaba y se preguntaba por qué respondió de esa manera la mirada, la sonrisa ,y el saludo de Israel. Por qué había caído en una suerte de encantamiento que le parecía cursi y vergonzoso. No obstante, su recuerdo se interponía entre ambas. Había algo en su mirada que la invitaban a caminar un sendero hasta entonces desconocido, que impactó su alma y provocó el brillo en sus ojos, que anunciaba a Pamela el comienzo del fin...
 Israel caminó de vuelta a su depa, teniendo la certeza en su interior que aquella muchacha de pelo castaño tendría un protagonismo importante en su propia vida. Más allá de la escena del beso, hubo algo muy especial en aquel casual encuentro, las miradas se encontraron y la conexión fue instantánea, eran dos seres observándose mutuamente, reconociéndose en el otro, mirándose de manera integral, mucho más allá de la atracción o química, que por cierto no estaba ausente. Se sintió contento y en paz sabiendo que volvería a verla llegado el momento.
A la salida del parque sus amigos ajedrecistas lo llamaban para que entrara en una mesa, en donde había un fuerte rival desconocido que estaba ganando hacía rato a todos sus amigos. Se jugaba con reloj a 5 minutos por jugador para toda la partida (blitz). Israel saludó a sus amigos y a su rival, las piezas estaban dispuestas, le tocaban las negras, no dudó en sentarse y echar andar el reloj. El desconocido inmediatamente juega e-4, e-5 responde Israel, y se suceden una tras otra las jugadas, apertura española o Ruy López, arma favorita de Israel con blancas, pero llevaba las negras. El desconocido impasible se notaba muy cómodo y conocedor de la teoría. Israel decide complicarlo y se mete en una variante muy aguda y no muy jugada en la actualidad, porque la teoría dice que el blanco gana por todos lados, pero a cambio de un peón, Israel se hace de la iniciativa, Gambito Marshall es el nombre, las piezas negras guiadas por Israel se lanzan con todo al ataque. El tiempo transcurre parejo para ambos rivales, el desconocido comienza a inquietarse y a ocupar más tiempo. Sus amigos están atentos, confían en Israel, y su estilo temerario dio fruto cuando el desconocido juega equivocándose, dando paso a Israel para que entrara con sus piezas negras como un torrente por la posición enemiga, el desconocido abandona y extiende su mano, bota el rey, y se para...
     Claudia y Pamela vivieron un proceso de distanciamiento doloroso, principalmente para Pamela que sufría en silencio ver como se desvanecía la relación que las unía, pero se daba cuenta que era inútil luchar contra el destino, a pesar de que Claudia estaba completamente confundida, pues sólo sabía que el recuerdo de aquel muchacho llenaba espacios desconocidos para ella. Quería encontrarlo nuevamente para ratificar o desmentir los latidos de su corazón que contradecían su razón, y le indicaban un camino distinto al que creía trazado y asumido. Pamela se alejó dignamente a esperar la definición que veía venir. Claudia se consideraba una mujer decidida, le gustaban las cosas claras y no estaba dispuesta a enrrollarse más de la cuenta. Deseaba conocerlo ,escudriñarlo y entender lo que sentía. Dejó pasar unos días y volvió al parque sola, decidió recorrer el mismo sendero que caminara con Pamela, y se adentró en los jardines que conducían al interior del parque. En tanto Israel en ese minuto abandonaba una partida fiel a su estilo, sacrificando y atacando con todo en pos del mate, cuando al girar su cabeza la vio a toda prisa adentrándose en el parque...
Israel siguió sus pasos con tranquilidad, caminó con la seguridad de quien conoce su destino. Llevaba días recorriendo el mismo sendero áquel, sabiendo que ella vendría a su encuentro y algo debería suceder. Apuró el tranco, el sol entre los árboles dificultaba su visión y bajo un Gomero frondoso, estaba ella, Claudia, parada en medio del sendero, mirándole venir con una multitud de preguntas para las cuales deseaba una respuesta, clara y rotunda. Israel se acercó y pudo mirarla directo a los ojos, serena y largamente, del mismo modo como ella lo miraba a él. “Hace días que te busco” le confesó Israel. “Lo sé.” contestó Claudia, “hace días que quería venir”. No había nada más que decir, Israel tomó su mano y la condujo hasta su lugar favorito, la laguna. Mientras caminaban con naturalidad, cada uno fue recibiendo en su interior la energía del otro, hubo respuesta a todas las preguntas, y un soplo de ternura les embargó y les mostró la senda, que en adelante, caminarían juntos.
      Israel y Claudia se hicieron inseparables. Juntos vivieron múltiples experiencias, siguiendo los impulsos de sus jóvenes corazones, disfrutando de la presencia de las caricias y el deseo del otro, haciendo del amor, una sinfonía de placer que los transportaba directamente al séptimo cielo. Cada vez era una experiencia irrepetible, única, distinta a la anterior. Bebían de una fuente inagotable. El verano los sorprendió felices ,cada uno entregando y recibiendo en la misma medida, compartían gustos e intereses, se embarcaban en conversaciones sobre diferentes temas, aflorando así la afinidad de sus almas, la nobleza de sus sentimientos y el propósito compartido de proyectar su relación en el tiempo. No obstante todo lo anterior, Israel no lograba conjugar los elementos faltantes en esta ecuación, y a su mente venía con persistencia la imagen de aquel niño mirándole, y aquella voz de trueno que insistía en llamarle una y otra vez.
      Israel y Claudia al término de ese verano regresaban de un viaje mochileando por el norte. Partieron con un presupuesto limitado, pero que aumentaron en las diferentes ciudades que visitaron, con una habilidad adquirida por ambos, que era grabar frases de amor en pétalos de rosa, las cuales adquirían parejas de enamorados que encontraban una hermosa manera de expresar sus sentimientos. Así recorrieron balnearios, ciudades y llegaron a maravillarse en las alturas de la Cordillera de los Andes; en el lugar más majestuoso del planeta, las cumbres de Machu Pichu, algo en el interior de ambos se activó ante la imponente belleza de los macizos andinos, y los hizo sentirse diminutos e insignificantes, y la idea de buscar lo espiritual, lo divino, nacía espontáneamente en sus corazones, pero el camino elegido no era el correcto. Habían conocido una pareja de gringos en el paseo Bolognesi de Arica, con los cuales fumaron un poco de marihuana, y mantuvieron largas conversaciones acerca de lo humano y lo divino. Recitaron algunos versos de los Vedas, se sentaron en la posición del loto frente a una imponente puesta de sol en la playa de Chinchorro.
Ahora los volvían a encontrar en el tren andino, y volvían a aparecer las mismas conversaciones e interrogantes: ¿quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿hacia dónde voy?, ¿creación o evolución?. Israel a pesar de su experiencia y el llamado recibido, razonaba y abrasaba los argumentos de la ciencia, con una tozudez que a Claudia desconcertaba, pues lo observaba mientras negaba la existencia de un ser superior, no del todo convencido de sus propios argumentos, solo para burlar la mirada del niño, que aparecía en su memoria y la voz de trueno que imaginaba escuchar en la inmensidad de esa noche estrellada. Había un poderoso conflicto en su interior, pero sabía que su búsqueda recién comenzaba.
            El lugar en sí invitaba a ese tipo de reflexiones y debates, los cuatro sentados en la planicie de una roca sentían el viento en sus caras, y sus miradas convergían al vuelo de un cóndor que hacía círculos y planeaba en los alrededores, diciéndoles en su vuelo que él era el dueño y señor de esas alturas. Los cuatro lo contemplaban en silencio y el sentimiento era unánime, pequeñez y conciencia de tal condición. El gringo y su mujer disfrutaban una luna de miel muy particular. Desde el momento que en el paseo Bolognesi de Arica vieron esta linda pareja que escribía frases de amor en sus pétalos de rosa, Mía la mujer del gringo que tenía ciertos dones se sintió impactada por la blancura de sus auras, procediendo  a acercarse y entablar una conversación, después de comprarles una rosa que decía... "En el amor, no hay temor", frase que se acomodaba a sus miedos y temores, pero que aquí ,con el cóndor planeando en los alrededores, parecían lejanos e injustificados.
El gringo, absorto en sus pensamientos, reafirmaba su fe muy especial que no le privaba de nada, pero que lo mantenía en una búsqueda incesante de lo divino, pero a través de su estilo un tanto desordenado e irreverente. Paula era objetiva y pragmática, estaba enamorada, se sentía correspondida y para ella ,eso era lo relevante. La idea de Dios para Claudia era un tema resuelto, Dios había puesto a Israel en su camino y su mirada trascendía el cóndor que orgulloso planeaba y planeaba... Atrás quedaba el recuerdo de ese viaje, dos días de caminata por senderos entre las montañas, los mismos que caminaran los chasquis por encargo del Inca, y  que en cualquier recodo cambiaban  el paisaje, mostrando terrazas de cultivos emplazadas cerca de ruinas milenarias. Las conversaciones que en sí mismas le mostraban a Israel su necesidad de respuestas trascendentales acerca de la existencia, y que en esa paz otorgada por las montañas, podría acercarse a un conocimiento más profundo acerca de sí mismo. El gringo y él tuvieron un viaje durante el campamento donde pernoctaron antes de llegar a la ciudad sagrada. Bebieron un brebaje preparado por el gringo, que para Israel fue una larga experiencia de angustias, visiones,y de ratos de una placentera armonía, y otros en donde sentía sus sentidos completamente exacerbados, y en el plano de las ideas, desfilaban conceptos y dogmas  con absoluta claridad, y la fe comenzaba a llenar  un espacio en su interior, otorgando respuestas a las preguntas que desde hacía mucho tiempo rondaban  su espíritu. Claudia y la gringa no participaron de ese viaje, pero estuvieron atentas al desarrollo del mismo. Debían arribar la tarde siguiente a Machu-Pichu de acuerdo a lo pactado con el guía...
El gringo y su mujer eran un recuerdo en sus mentes, como también lo eran aquellas montañas majestuosas y las experiencias allí vividas volvían con la certeza de estar más unidos, y dispuestos a tomar lo que la vida les ofreciese para alcanzar una pócima de la ansiada felicidad. Al volver quisieron caminar juntos por los senderos del parque en donde se conocieron, se encontraron en la entrada con un gran bullicio, y una música que provenía de una carpa gigante instalada frente al lugar donde estaban sus amigos ajedrecistas, y un lienzo en la entrada que decía:  “JESUS TE AMA”. Siguieron su camino adentrándose en el parque en silencio, tomados de la mano y en ambos corazones la frase del lienzo abría una puerta hasta entonces desconocida. Siempre en sus análisis se hablaba de Dios, ser superior, deidad, divinidad, etc.,  ahora esas ideas abstractas se personificaban y aparecía un nombre, alguien distinto de ellos mismos les declaraba su amor, había algo en el interior de ambos que los impulsaba a sentir curiosidad, un deseo de escudriñar la naturaleza de aquel amor que se les ofrecía con grandes letras rojas...
Permanecieron mucho tiempo en la tranquilidad de la laguna hasta que el sol comenzó a perderse en medio de los árboles. Tomados de la mano comenzaron a internarse en el sendero que conduce a la salida principal, que a esa hora mostraba una carpa iluminada que acogía a mucha gente en su interior, quienes coreaban cánticos, se mostraban felices, y repetían a coro una frase que no pasó desapercibida para ellos: “Él me ama, él me ama, él me ama, ¡su nombre es Jesús!”... Sin decir palabra, se acercaron tomados de la mano, adentrándose en ese mundo desconocido justo en el momento que a la tarima subía un hombre flaco, de  terno gris, con una biblia en su mano. Su rostro sereno transmitía cierto aire de autoridad, que provocó el silencio de todos los presentes. Israel y Claudia le miraban con atención, cuando de pronto el hombre flaco con un gran vozarrón dijo: “¡¡NO HAY DIOS....!!”. Repitió tres veces la frase ante el desconcierto de los presentes que no entendían de que estaba hablando el predicador, el cual  se desplazaba de un lado a otro sobre la tarima, y continuaba...: “Dios  es la respuesta fácil a las interrogantes de la humanidad, Dios es la fuerza de los débiles”, y mientras hablaba argumentando un arsenal de razones para negar la existencia de Dios, citando a Darwin y la teoría de la evolución, entre otros ejemplos, su rostro se endurecía y esa autoridad que emanaba de su ser se transformó en susurro  cuando dijo: “todas esas razones las esgrimen aquellos que no han tenido un encuentro con Jesucristo”. Casi media hora negando la existencia de Dios, y una frase lo cambia todo. “Jesús te ama y él quiere tener un encuentro contigo esta noche”, y un viento recio estremeció la carpa derramando entre los presentes aquel amor anunciado con grandes letras rojas. “¿Quieres encontrarte con Jesús? ven a su encuentro, repetía el predicador”.
Israel y Claudia miraban al predicador y veían en él una unción poderosa,estaban conmovidos y algo se agitaba en sus corazones,un sentimiento de culpas los embargó,y la palabra pecado tomaba un sentido inesperado,espiritual,surgía en ambos sin saber lo que sucedía en el otro,un claro convencimiento de que había un Dios y estaban separados de su gracia ,a causa del pecado,que lo entendían ,ahora,como una falta directa a ese Dios,que se manifestaba esa tarde brindando un soplo de su amor,a los cansados y afligidos  pecadores que se acercaban a la tarima,movidos a arrepentimiento  por el potente vozarrón del predicador,que continuaba invitando a conocer el amor de Jesús,algunos alababan a Dios ,otros oraban,mientras un coro cantaba....El me ama......El me ama....De pronto en el medio del coro que acompañaba al predicador,un niño de unos ocho años,entonando aquel coro se les acerca,reconociendo el rostro de aquel niño extraviado,que lo mirara con aquella expresión tan especial  y que ahora se les acercaba,con la misma mirada,y un estremecimiento comenzó a sentirse con fuerza en ambos,algo muy parecido a una descarga eléctrica,comenzaba a circular de ida y de vuelta ,de los pies a la cabeza,de manera ininterrumpida,justo en el momento en que el niño,se para frente a ellos y les extiende una mano a cada uno,y luego los conduce a la tarima,donde su papa,el predicador,quien les dice....Jesús tiene un plan maravilloso para sus vidas,y un camino lleno de espinas a seguir,quieres aceptarlo como tu salvador?la pregunta fue individual,Claudia lloraba,pero una paz indescriptible la embargaba,y tenía clara conciencia que toda la porción de su pecado,ya estaba perdonada y cayó de rodillas rezando el padre-nuestro....El velo que cubrió su conciencia durante años era corrido y aparecían con claridad los elementos faltantes en la ecuación de su vida,Jesús era el camino que su espíritu anhelaba recorrer en adelante.......
Israel en tanto estaba paralizado, a su mente venían imágenes de momentos de su vida ,que se remontaban incluso a episodios de su infancia,el rostro de su madre mirándole con dulzura,la mesa familiar llena de cariño,los amigos de la infancia ,del mismo modo aparecían sus faltas en una secuencia interminable, tomaban sentido ideas que  estaban esparcidas en su interior , y algo le decía que su búsqueda había terminado,una sensación de alivio le embargó cuando todos sus pensamientos,sus emociones,sus sentidos,la integridad de su ser se postraban al unísono a los pies ,de Jesús,mientras sus labios solo atinaban a decir...sí creo,y  el soplo del amor ofrecido con grandes letras rojas le embargaba mas y mas ...
La ciudad estaba expectante ante el anuncio de su venida,en las arterias principales ,en el metro se anunciaba su retorno ,en publicidad estática en andenes y vagones,que mostraban los logros conseguidos en países lejanos , le esperaban miles y miles de personas en cada país que visitaba y no era un rock -star, del mismo modo se requería de una importante producción que arribaba con semanas de anticipación  para cuidar hasta de el último detalle,todo el equipo estaba al servicio de aquel Jesús,que lo amó entrañablemente y le tenía reservada esta tarea,apostólica y gigante,anunciada y conocida por diferentes congregaciones en profecías desde mucho antes,que Israel doblara su rodilla junto a Claudia ,su mujer,la iglesia lo esperaba ,era el mensajero de los tiempos actuales,Dios lo convirtió en instrumento para difundir el mensaje de salvación, no dudó un segundo en ser obediente a los designios que Dios instalaba en su corazón,y fue así que después de ese verano junto a Claudia,contrariando a sus familias,con los resultados de su P.S.U en la mano,decidieran cambiar las leyes,en su caso,y la medicina en el caso de claudia,por la teología ,la teosofía,y escudriñar  las escrituras en aquel seminario que los acogió durante cinco años.  Su ministerio era bendecido en abundancia ,y la palabra era acompañada por señales que daban testimonio que Dios estaba con el..........Claudia siguió sus pasos sin dudar, su fé era gigante,tenía del mismo modo un doctorado en teología,pero su labor se centraba en la organización,ella irradiaba amor,espiritualidad y era su complemento perfecto,la brújula para no cambiar el rumbo,la sensatez personificada a la hora de defenderse de los susurros del diablo ,que insistía en bajarlo,en hacerlo caer, tentándolo incansablemente,pero estaban anclados en la roca y la palabra de Dios era predicada a toda criatura........
Eran días de gran tribulación,la gente estaba atemorizada a causa de una delincuencia desatada,sin freno,los habitantes de la ciudad se recogían temprano,por temor a los asaltos y riñas callejeras,la pasta-base destruía la vida de muchos jóvenes y era una situación fuera de control,en los barrios populares donde de madrugada entre las sombras de la noche caminan los "angustiados",entre los cuales numerosas casi-niñas dispuestas a prostituirse por monedas,con el fín de seguir fumando,flacas,ojerosas,temblorosas,fumando sin cesar,lanzando sus vidas por un despeñadero...A pesar de todo lo anterior en otros sectores de la ciudad ,la situación era completamente distinta,en los barrios mas pudientes portones eléctricos ,con sistemas de seguridad de última generación,guardias,y una fuerte presencia policíaca aseguraban la tranquilidad en los hogares,de una parte de la población.Faltaban días para el inicio de la campaña evangelista que traía después de años a Israel de vuelta a su ciudad natal,como era su costumbre en cada ciudad y país que visitaba,esperó la noche en oración y ayuno y partió solo al sector mas conflictivo y peligroso de la ciudad,adentrándose en calles con bares y clubes nocturnos en donde se desataba un desenfreno colectivo,las pandillas eran dueños y señores en aquellas  calles,siguió caminando comenzando a desaparecer bares y bullicio,había un grupo de travestis en una esquina,parecía caminar sin ser visto,o detectada su presencia extraña,de pronto en la siguiente esquina se topa de golpe con un grupo de muchachos,con sus rostros contraídos en una especie de mueca,temblorosos,que al verlo lo miran con agresividad,Israel,sin decir palabra detiene su andar  y los mira,uno de ellos extrae de entre sus ropas un puñal,y le grita.:.... dame toda la plata,sácate la ropa......ahora.!!...  Israel lleno del poder de lo alto,con voz potente le dice,en el nombre de Jesús el Cristo sal fuera .!! el increpado intentaba mover la mano que sostenía el puñal para apuñalarlo,pero un freno inexplicable lo impedía ,cada uno de ellos intentó agredirlo de alguna manera,pero era imposible siquiera tocarlo,un miedo terrible los hizo correr,salvo el muchacho con el puñal en la mano que inmóvil permitía que Israel se lo quitara,al tiempo que con una voz llena de ternura le decía .:Jesús te ama,el dio su vida por tí....
Israel y Claudia oraban,derramaban sus almas a los pies  de aquel que los llamó un día,para ser obreros de una obra gigantesca ,que los nutría con su amor y era su motor y fuerza para perseverar,escudo en el peligro y que les prometiera tan grande salvación,había tanta necesidad espiritual en la gente,desconocimiento,incredulidad,que su tarea era llevar ese mensaje hasta los últimos confines de la tierra ,sentían dolor en sus corazones por todo aquello que Dios les mostraba,cadenas de todo tipo mantenían atadas las alas del espiritu de la gente y no les permitían darse cuenta siquiera ,de su propia necesidad ,de acercarse al trono de la gracia....Era el debut de la campaña anunciada por toda la ciudad ,como un reguero de pólvora se esparció entre los adictos,lo acontecido aquella noche con el grupo de muchachos que pretendió asaltarlo,muchos sentían curiosidad y se acercaban al estadio ,donde en un escenario gigante ,con mucha gente atareada  preparando instrumentos,sonido ,iluminación etc y un coro ensayando y en el fondo,un lienzo inmenso con la frase "JESUS TE AMA"con las letras de color rojo y un tanto chorreadas ,como escritas con sangre. La gente acudìa en masa llenando tempranamente las aposentadurìas del estadio,muchos llegaban buscando sanidad para sus cuerpos enfermos y cansados,otros buscando consuelo en sus aflicciones,otros movidos por el morbo de la curiosidad ..serà cierto?..serà sugestiòn colectiva?  quien es Israel?  existe Dios realmente? que pasa con los milagros,o son montajes arreglados con antelaciòn? cada cual tenìa un motivo para asistir,lo real es que el estadio se llenaba y seguìa gente llegando arrastrando el peso de sus cargas,para dejarlas a los pies del CRISTO proclamado por Israel y su equipo,el sol morìa en su diaria agonìa ,y comenzaba a caer la noche ,destacandose el gigante lienzo con la frase iluminada ;JESUS TE AMA,desde el escenario comienza una mùsica maravillosa aconpañando un coro de muchas voces que cantaba alabanzas y loas al rey de reyes,Claudia tenìa la responsabilidad de coordinar la campaña,y lo hacìa con plena conviccion y autoridad,se sucedieron testimonios,alabanzas y cànticos varios en espera del mensaje que llevarìa a Israel,a reencontrarse con su ciudad y su gente....
Israel era un instrumento afinado en las manos de Dios,al subir al escenario para cumplir el el rol que le tocaba,difundir la esperanza de una vida eterna,la salvación de las almas que opten por arrepentirse y creer,el valor de la redención a través de la sangre derramada por Jesús,al  subir vio la multitud y entre tanta gente,un grupo numeroso  de jóvenes  de actitud extraña y un tanto hostil, reconoció  aquellos muchachos que intentaran asaltarlo, sintió alegría por su presencia ,y sin dudarlo cambió el mensaje preparado,las bienaventuranzas del evangelio,por el salmo 42, para sorpresa de Claudia que proyectaba en una pantalla gigante el texto de la cita bíblica .Como era su costumbre Israel pidió a la gente leer el texto al unísono,junto a el,...salmo42 versos 1y 2  "Como el ciervo brama por  las corrientes de las aguas,así clama por ti,  oh Dios el alma mía....mi alma tiene sed de Dios del Dios vivo...............La mayoría de la gente lo siguió,otros en silencio observaban ,algunos miraban con recelo,mientras Israel comenzaba el relato de las caravanas que atravesaban los desiertos en la antiguedad,de el valor del agua cuando se perdían semanas a causa de tormentas de arena,que les hacían perder el rumbo,y dar vueltas y vueltas ,desorientados,y para conseguir agua soltaban cervatillos que corrían desesperados por la sed,buscando agua y montaban los cerros  y buscaban y buscaban,hasta que en algún momento,se juntaban en un punto y bramaban  y con sus patitas rasgaban la tierra queriendo sacar el agua para calmar su sed,habían llegado al punto donde se encontraba el agua,salvando así a toda la caravana,y bramaban y bramaban hasta que los hombres cavaban los metros que fueran necesarios hasta llegar al agua,ellos tenían la certeza de la exactitud en la veracidad de aquel bramido,......la gente en silencio seguía sus palabras,hasta el grupo de muchachos hostiles estaban atentos al desarrollo de la historia...Israel proseguía...tiene sed tu alma? estas agobiado y sediento?has bebido del agua equivocada toda tu vida?..es que tu sed se hace insoportable? has corrido y bramado toda tu vida ,pero esta noche al igual que esos cervatillos has llegado al punto exacto donde se encuentra el agua,el agua de la vida.!!!! ya no debes correr ,dispuesta para ti, la fuente inagotable se llama Jesucristo ,El te ama ha dado su vida por tí...si ...y el quiere que bebas en abundancia .El es el Dios vivo y está aquí ahora   por ti....quieres aceptarlo como tu salvador?  y el espiritu santo se movía tocando los corazones que tenía que tocar ,mientras de fondo la música y el coro alababan a Dios y daban gracias por las almas que esa noche fueron rescatadas....FIN

miércoles, 14 de abril de 2010

divagando

La naturaleza humana es compleja y llena de ambiguedades creemos ser lo que no somos,y nos acercamos a lo banal en vez de lo trascendente,tenemos dioses a los cuales rendimos pleitesia y le rendimos culto a diario,adoramos la carnalidad ,el dinero,el poder,el establecer dominio frente a nuestros semejantes,corremos la carrera equivocada,consumimos voraces todo lo que ofrece la caja idiota,aprendemos a ser consumidores hasta ser consumidos,por el dios mercado,compramos lo que nos vendan ,para obtener una porcion de bienestar,felicidad aparente,luego dormimos para amanecer un nuevo dia con los mismos afanes,y en el interior persiste una sensacion de vacio,de carencia,.....es que nos acostamos cada noche en contradiccion con lo que debieramos ser,personas......personas ...en todo el sentido de la palabra. Si yo y todos asumieramos nuestra condicion podriamos transitar el camino correcto,a pesar de las carencias,alimentariamos nuestro espiritu y podriamos crecer en dignidad ,en fe, en amor ,en fraternidad,en justicia,....etc etc, etc...